Imagen de yalehealth en Pixabay

La mamás primerizas suelen estar llenas de muchas interrogantes, entre ellas: ¿Cuánto debe comer mi Bebé?…

Los bebés a pesar de ser pequeños saben cuánto necesitan para saciarse, por eso desde que nacen solicitan alimento y lo dejan de acuerdo a su preferencia. Por esta razón no debemos preocuparnos ya que ellos comerán lo que necesiten y lo harán en función de lo que tienen que crecer. El obligarlos a comer de más solo hace que esas calorías extra se guarden en su organismo en forma de grasa y por ende favorece a la obesidad infantil.

La Edad importa.

La edad también tiene mucho que ver con la cantidad de comida que los niños consumen, y es que cuando están muy pequeños demandan más cantidad que luego reducen drásticamente después del año. Al crecer, los bebés consumen menos calorías en su crecimiento porque este se desacelera, mientras que cuando nace el consumo es mucho mayor porque requiere un crecimiento más acelerado.

La calidad importa.

En todo caso, más allá de que el bebé coma mucho, lo más importante es que coma bien. En ese sentido, se debe fomentar el consumo de alimentos saludables y no que el bebé con la excusa de que coma de todo consuma comida chatarra, chucherías o alimentos con altos contenidos de grasas o azúcares. Lo importante más que la variedad es el equilibrio, buscando que en cada comida él tenga todos los nutrientes que necesita.

Tips.

Cuando hablamos de comida, ten en consideración estas ideas:

1.- Un niño que come “bien” no come por obligación sino que disfruta de la comida.

2.- No compares lo que come tu bebé con respecto a lo que comen otros niños, cada bebé es diferente y tendrá necesidades de alimentación distintas.

3.- Los niños comen lo que necesitan para cada momento de su crecimiento.

4.- No coloques al alcance del bebé alimentos que no quieres que consuma y procura tú tampoco consumirlos. El ejemplo es clave para la alimentación de tu pequeño.

5.- No lo obligues a comer. La ingesta de cantidades mayores a las que necesita favorece la obesidad.

6.- Acostúmbrate a llenar tu despensa de alimentos saludables para que eso sea lo que ofrezcas a tu hijo.

Compartir

También te podría interesar