Volver a trabajar y seguir amantando: definitivamente es: ¡un reto posible!

Organización.

La crianza del bebé cuando se vuelve al trabajo es estresante para la madre y representa un cambio importante para el bebé, que hasta ahora había tenido a su mamá día y noche. Este cambio es aún mayor si el bebé es lactante porque requiere en todo momento de la presencia de mamá. Lograr que el bebé siga siendo lactante y que podamos cumplir todas nuestras obligaciones laborales no es imposible, solo requiere de una palabra mágica: organización.

Aliado

Nuestro primer aliado para no desfallecer en el intento de seguir teniendo un bebé lactante es el extractor de leche y seguidamente el banco de leche. Esto permitirá que tu bebé esté atendido con las dosis necesarias de leche materna en el momento en que tú no te encuentras cerca de él. Lo más importante en este caso es la correcta conservación de la leche, en recipientes herméticos y no solamente mientras estés en tu trabajo sino también camino a casa.

La estimulación: es la clave.

Mantener la producción también es una de las preocupaciones más comunes, en ese caso, la estimulación es la clave. La extracción manual o el saca leche servirán para que los pechos mantengan su producción. Para ayudar en el momento de la extracción la mamá puede mirar fotos o videos de su bebé o escuchar su voz, también su ropita con olor del bebé; lo que le permitirá la activación hormonal necesaria para aumentar su producción.

Relájate!

Que mamá esté relajada al momento de extraerse la leche y que se sienta segura en el lugar en el que se va a extraer es de vital importancia. Las respiraciones profundas, las visualizaciones y otras técnicas de relajación podrían ayudarla antes de comenzar el proceso.

Lo que mamá debe tener en cuenta durante la extracción es que no importa la cantidad que se extraiga, si es mucho pues mucho mejor, pero si no, no pasa nada, pues lo que interesa es el acto mismo de estimular las mamas para garantizar que sigan produciendo.

¡Ánimo!

Ánimo, si eres organizada y te propones amamantar después de regresar al trabajo seguro lo lograrás, pues es solo cuestión de adaptarse hasta que se haga rutina, luego se te harás sencillo y así podrás seguir dando a tu bebé toda la nutrición que tu cuerpo le proporciona por el tiempo que quieras.

Compartir

También te podría interesar