¿Están papá y mamá en la misma sintonía?, es una de las primeras preguntas que nos  hacemos cuando se habla de la crianza de un bebé ya que es frecuente escuchar dicen que la educación de los hijos comienza por casa…

Es que, la crianza sienta las bases de la personalidad de nuestros hijos. Que los padres se pongan de acuerdo sobre el tipo de crianza que quieren para ellos a veces es el gran dilema, porque implica quitar paradigmas impuestos a lo largo de los años frente a corrientes positivas y modernas que se han arraigado en la sociedad a partir de investigaciones recientes.

¿Quién tiene la razón frente a los tipos de crianza? Probablemente todos, pues en la convivencia y en el establecer los acuerdos para la educación del bebé, es necesario poner los deseos y argumentos sobre la mesa para que se llegue a un acuerdo que beneficie al niño y que permita que la relación como padres y también como pareja se mantenga.

El respeto y la comunicación…

En este caso, el respeto y la comunicación son claves para salir de la encrucijada a la que se enfrentan los padres cuando esto sucede, así como también la empatía o el ponerse en el lugar del otro, porque está claro que aunque tu pareja y tú no compartan la misma opinión, ambos desean lo mejor para sus hijos.

Estableciendo acuerdos…

Para que se te haga mucho más sencillo el aceptar y partir de un punto medio a través del cual se puedan llegar a acuerdos, tanto para la crianza del bebé como para muchas cosas en la vida sigue los siguientes tips:

  • Empatiza y busca comprender al otro.
  • No sermonees o corrijas constantemente. El otro tiene su propia manera de hacer las cosas y tu manera no es la única válida.
  • Respeta las diferencias, no esperes que el otro haga lo mismo que tú.
  • Confía, así cederás más y el trabajo en equipo fluirá.
  • Juntos pongan en práctica técnicas nuevas y experimenten.
  • Ponle al tanto de los cambios y las reacciones que realizarás para prepararlo.
  • Expresa tus límites con respeto y amabilidad.
  • Busca un ambiente conciliador para hablar de temas que podrían ser conflictivos.
  • Recuerda que en el ensayo y error está la clave de la enseñanza y que todo el tiempo se está aprendiendo, que ambos son fuente de aprendizaje y que la perfección no da cabida a nuevas experiencias y oportunidades. No te juzgues demasiado por lo que no salió como esperabas y siempre te la actitud de aprender.

Dejando atrás el miedo.

El miedo nos paraliza y muchas veces no nos deja ver las experiencias como oportunidades de aprendizajes para todos (incluyendo al niño) porque tememos a que en el camino él no reciba la educación adecuada. Este temor es algo que podemos minimizar con respeto y confianza, así lograrás la armonía que deseas con tu pareja porque ambos tienen la convicción y las ganas de lograr una educación y una crianza basada en valores.

Compartir

También te podría interesar