Enseñar a un bebé a comer requiere mucha paciencia, una cualidad que muchos padres no tenemos, pues siempre somos presas del tiempo. Sin embargo, como otro de los procesos naturales por los que pasa el bebé, debemos acompañarlos para que hagan la transición entre comer porque mamá les da su comida a que ellos mismos usen la cuchara y el tenedor.

Este es un proceso que se da paso a paso, así como aprendió a comer con las manos, ahora debe familiarizarse con los cubiertos y esa habilidad para colocar los alimentos en ellos. Es un proceso lento que se hace más fácil si el niño ve a otros comer pues su capacidad natural para imitar lo que hacen sus padres hará que intente los movimientos asociados al comer.

Recomendaciones:

La recomendación principal es que siempre coma con los adultos. Así como dicen que a partir del año deben comer lo mismo que sus padres, deben también sentarse con sus padres; en principio para que tomen la rutina de sentarse a la mesa para comer en lugar de corretear por la casa persiguiéndole para que coma y además para que aprenda más rápido a comer solo.

Utilizar los cubiertos no es fácil, requiere de habilidades relacionadas con la motricidad fina. Un consejo útil es dejarles al alcance, a partir de los diez u once meses, una cuchara en todas las comidas para que comience a explorar su uso. Será capaz de llevársela a la boca y chuparla, pero no sabrá mantener la comida en ella.

¡Todo tiene su tiempo!

Alrededor del año de edad el niño adquiere las habilidades necesarias para que empiece a comer, sin embargo, este tiempo también depende de cada niño pues ellos tienen su propio ritmo y adicionalmente, muchos padres estimulan desde temprana edad estas prácticas lo que hará variar el tiempo de aprendizaje. No presiones a tu pequeño y respeta sus tiempos, solo cuando muestre interés debes aprovechar para ir enseñándole.

Desde los 18 meses aproximadamente empezará a utilizar la cuchara. No te desesperes con el desastre, es normal, se manchará mucho y será más lo que caiga en el suelo que lo que se lleve a la boca. Asegúrate de que sus cubiertos no carguen tanta comida para que el desastre no sea tan grande e igual adquiera la destreza que buscas.

Al pasar los dos años la usará correctamente y podrás presentarle al tenedor, para que sepa cuáles son los alimentos que se toman con cuchara y cuales requerirá la ayuda del tenedor. Ya a los 3 años un niño podrá comer solo, masticar con la boca cerrada y permanecer sentado hasta que termine de comer.

Es vital que el niño no relacione la comida con castigos o premios sino con la necesidad de comer para vivir y estar sanos. El que siempre coma con sus padres garantizará que se “siente a comer” lo que establecerá un orden al momento de alimentarse a la vez que creará momentos para compartir en familia.

Compartir

También te podría interesar