Mamá y bebé - Mundo Bebé

En los primeros meses de vida del bebé prevalecen las sensaciones, sobre todo a nivel corporal. Tómate el  tiempo para hacer alguna actividad con él, como leerle, hablar o acostarte en el suelo a jugar. Todavía es muy pequeño, no esperes que pueda mantener la atención por mucho tiempo, lo más importante es que puedan comenzar a conocerse y compartir momentos juntos.

Ese contacto constante hará que puedas ver y apoyar sus avances, que desde el nacimiento y hasta los 24 meses son frecuentes y notorios. Y aunque los ayudemos estimulándolos y haciendo con ellos ejercicios, es necesario entender que cada niño tiene un ritmo y que si no maneja los tiempos que socialmente están estipulados para que realice ciertas actividades esto no quiere decir que tenga un problema.

Ideas para practicar con tu bebé en casa:

  • El lapso de tiempo máximo que tu bebé debería pasar sin comer es de cuatro horas durante los primeros días de vida, ya que puede hacer una hipoglucemia y continuar durmiendo por este motivo. Una vez que el pediatra te indique que tu bebé está subiendo bien de peso, ya podrá dormir más horas seguidas sin que tengas que despertarlo para alimentarlo.
  • Los colores que más distinguen los bebés cuando son muy pequeños son el rojo, blanco y negro. Ofrécele juguetes con este tipo de colores para estimular su visión.
  • Desde muy pequeños, los bebés pueden distinguir las voces así que habla con él, lo disfrutará mucho y les ayudará a ir construyendo un vínculo y a responder con su cuerpo.
  • Pon a tu bebé con una mantita en el piso para que pueda empezar a practicar el movimiento de sus brazos, cuello y espalda. Empezará a intentar girarse, primero para los costados, hasta lograr, más adelante girar boca abajo. Ofrécele juguetes para que intente alcanzarlos y resulte más estimulante para él.

Las diferencias entre los bebés son únicas, no todos se llevan por una regla matemática, por eso vemos con atención si uno alcanza un avance en una u otra edad. Cualquier precocidad nos colma de orgullo, y cualquier indicio de atraso nos llena de angustia. La edad en que los bebés alcanzan los distintos logros en su desarrollo es muy variable: señalar, decir su primera palabra, salida de los dientes, aun cuando se pueden a partir de un mes determinado, hay niños que solo los ven luego de pasados los meses señalados.

Con las distintas destrezas ocurre igual: señalar partes del cuerpo, bajar algún escalón, o decir dos palabras juntas con sentido. Ni hablar de cuándo dejan los pañales o cuando comienzan a caminar. Y de la misma forma ocurre con cada paso en el desarrollo infantil. Todas estas variaciones son normales y no indican que el niño sea más ni menos inteligente, ni permiten predecir su desempeño en el futuro. Aunque los tiempos pueden variar, la mayoría de las etapas son superadas en los niños sanos; tarde o temprano todos se sientan, caminan, hablan.

Como padres dejemos que nuestros niños se desarrollen con tranquilidad. Si el pediatra no nota nada anormal en su crecimiento, no hay que temer porque tarde un poco más en adquirir una capacidad que igual llegará, sin dificultades, a su debido tiempo.

Compartir

También te podría interesar

Deja un comentario